El gato no se quiere bañar

Todos los días tomo una ducha antes de salir de casa. Es divertido porque el vapor del agua empaña el espejo y puedo dibujar animales en él.

A mi perro le gusta bañarse también. Cuando se moja, se sacude y moja todo el baño, las paredes, el tapete... y sale corriendo a buscar que más mojar, por toda la casa.

Pero a mi gato, a mi gato no le gusta bañarse. Cuando se moja, se molesta mucho, y no se mueve y solo me mira de mal genio. Y cuando está mojado se ve muy flaco, todo el pelo se le pega, y se sube al borde de la ventana y me mira con mal genio por una semana.

Comentarios